“Deja que tus dedos vean” de Conchi Trinidad

El pasado 24 de octubre se inauguraba la exposición “Deja que tus dedos vean” de Conchi Trinidad en la acogedora Galería de Arte Francisco Duayer. La muestra podrá visitarse hasta el 24 de noviembre, por lo que id anotando ya en vuestras agendas esta cita.

Conchi Trinidad abre su serie fotográfica con una frase extraída de Le Petit Prince del escritor francés Antoine de Saint-Exupéry.

“He aquí mi secreto, que no puede ser más simple: solo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible a los ojos”

A través de diez fotografías en blanco y negro, impresas en papel de algodón, Trinidad aporta una serie de referencias visuales de nuestro imaginario común. Algunos lugares turísticos, claramente reconocibles,  como puede ser el Golden Gate Bridge de San Francisco, los molinos de viento de la Mancha o las pirámides de Guiza en Egipto. Todas ellas aparecen entremezcladas con varias imágenes de espacios naturales como el mar, un lago, un acantilado, en las que apenas percibimos la huella del hombre.

Fotografía de la exposición "Deeja que tus dedos vean"

Fotografía de la exposición “Deja que tus dedos vean” de Conchi Trinidad

La mayoría de estas imágenes forman parte de nuestro archivo visual, pero ¿qué sucedería si estas obras se hubieran pensado para personas que han nacido sin ver? Que todas estas imágenes, a priori reconocibles para los normovidentes, no lo serían para estas personas. Esto es quizá lo que se planteó la artista a la hora de embarcarse en este proyecto, una imagen que puede explorarse no solo de manera visual, a través de nuestra mirada, sino abriendo las posibilidades a través de lo táctil.  Estas imágenes en blanco y negro dice la artista “las realicé como un guiño a todas esas personas que no pueden ver”.

Además las obras están ligeramente texturizadas mediante el uso de hilos de colores (rojos, azules, amarillos), incluyendo en la parte derecha de la obra un espacio en blanco con anotaciones en braille, que informan al espectador sobre los elementos clave que aparecen en la fotografía (cielo azul, carretera, laguna, reflejo del cielo…) y necesarios para la comprensión de las mismas. Como si la artista, además de ser la creadora de estas obras,  hubiera jugado también el papel de traductora de sus propias imágenes.

Es interesante que se lleven a cabo proyectos de esta índole, y que artistas como Conchi Trinidad, demuestren que dedicarse a la fotografía, que es un lenguaje plenamente visual, no interfiere en que pueda convertirse en un medio accesible a otro tipo de sentidos. Demostrando una vez más que acciones como esta, sirven para que el arte deje de ser únicamente visual, parcelando y excluyendo a distintos tipos de personas.

Conchi Trinidad enseña una de sus fotografías a una persona con discapacidad visual.

Conchi Trinidad enseña una de sus fotografías a una persona con discapacidad visual.

Gracias a esta clase de iniciativas, me planteo que la condición de ceguera no debe suponer el impedimento para la adaptación al entorno artístico y cultural. Durante toda la historia del arte, las imágenes visuales predominan por encima de otros canales de percepción. Relegando a un segundo plano otras percepciones sensoriales como, por ejemplo, el tacto. Pero ¿qué sucede cuando esa capacidad de experiencia estética a través de lo visual se encuentra anulada? Si un mayor número de artistas se hubieran parado a pensar en esta cuestión, tendríamos ante nosotros un nuevo abanico de posibilidades ¿posiblemente un arte más accesible, más inclusivo? Si así fuera las personas con capacidades perceptivas diferentes, podrían mejorar su adaptación y normalizar el entorno en el que viven.

La base del aprendizaje de la historia del arte, y de la cultura artística de las personas ciegas, depende de dos modos de acercar la información al sujeto. Por un lado la información verbal y descriptiva. Por otro lado, mediante el empleo de adaptaciones táctiles (información en braille,  texturas, relieves).

En la obra “Deja que tus dedos vean” el título invita a que“veamos” por medio del tacto. La artista pone a disposición del espectador ambos canales, por un lado las texturas y por otro el elemento descriptivo, consiguiendo la comprensión total de las fotografías.

No dejéis de visitar  la exposición, y descubrir así nuevos canales perceptivos.

Galería de arte Francisco Duayer
C/Alcántara, 7
Lunes a viernes de 17:00 a 20:00

Azucena Hernández

Anuncios

Acerca de Un Ojo Para el Arte

Nos interesa crear diálogo en torno a la accesibilidad en la cultura y el arte.
Esta entrada fue publicada en Exposiciones y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Deja que tus dedos vean” de Conchi Trinidad

  1. Pingback: Entrevista a la artista Conchi Trinidad | Un Ojo Para el Arte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s